DIA 45-Éxodo 22--23 Salmo 45 Mateo 24,23-44




Éxodo 22
1 Si un ladrón, sorprendido de noche forzando una casa, es herido mortalmente, el que lo mató no será culpado. 2 Mas si lo hace ya salido el sol, se le culpará.
3 Si alguien no tiene para devolver lo que robó será vendido él mismo para pagar. Si lo robado se encuentra vivo en su poder, sea buey, burro u oveja, debe restituir el doble.
4 Si un hombre ha causado daños en una chacra o una viña, porque dejó suelto su ganado y fue a pastar en campo ajeno, devolverá con lo mejor de su propio campo o de su propia viña.
5 Si se prende fuego a los matorrales y éste pasa a los árboles frutales o a los sembrados que están en el campo, el que prendió el fuego pagará el daño.
6 Cuando alguien confíe en depósito a su prójimo dinero u objetos, y son robados de la casa de éste, el ladrón, si es hallado, restituirá el doble. 7 Si no es hallado el ladrón, el dueño de la casa será presentado ante los jueces y jurará no haber echado mano de las cosas de su prójimo ni haber tenido parte en el robo. 8 Cualquier pleito en que se sospeche que uno de los dos estafó al otro, ya se haya perdido buey, burro, cordero o manta, será llevado ante Dios, y al que Dios declare culpable restituirá el doble a su prójimo.
9 Si alguien pasa a su prójimo, para que se lo guarde, un burro, buey u oveja, o cualquier otro animal, y éste muere, sufre algún daño o es robado sin que nadie lo vea, 10 el asunto se decidirá por un juramento. El que lo guardaba jurará que no tomó nada de lo de su prójimo. El dueño se dará por satisfecho y el otro no tendrá que devolver.
11 Si el animal fue robado por descuido del depositario, éste pagará el daño. 12 Si el animal ha sido destrozado por una fiera, que el depositario traiga como prueba los restos, y no habrá restitución.
13 Si uno pide a otro que le preste un animal, y éste sufre un daño o muere en ausencia de su dueño, pagará restitución. 14 Si el dueño estuvo presente, no hay restitución. Si el animal es alquilado, el dueño recibirá el alquiler.
15 El que seduce a una joven no casada y se acuesta con ella, la dotará y se casará con ella. 16 Si el padre de la niña no se la quiere dar, el otro pagará en dinero la dote que suelen recibir las esposas.
17 A los hechiceros no los dejarán con vida.
18 El que tenga relación sexual con una bestia morirá.
19 El que ofrezca sacrificios a otros dioses, fuera de Yavé, será muerto.
20 No maltratarás, ni oprimirás a los extranjeros, ya que también ustedes fueron extranjeros en tierra de Egipto.
21 No harán daño a la viuda ni al huérfano. 22 Si ustedes lo hacen, ellos clamarán a mí, y yo escucharé su clamor, 23 se despertará mi enojo y a ustedes los mataré a espada; viudas quedarán sus esposas y huérfanos sus hijos.
24 Si prestas dinero a uno de mi pueblo, al pobre, que tú conoces, no serás como el usurero, no le exigirás interés.
25 Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, se lo devolverás al ponerse el sol, 26 porque no tiene otro vestido para cubrir su cuerpo y para acostarse; si no, ¿cómo podrá dormir? Si no se lo devuelves, él clamará a mí, y yo lo escucharé porque soy compasivo.
27 No blasfemarás contra Dios y no maldecirás al jefe de tu pueblo.
28 No tardarás en ofrecerme mi parte de tus frutos y de tu cosecha. Me darás el primogénito de tus hijos. 29 Lo mismo harás con los primeros nacidos de tus vacas y ovejas; siete días estarán con su madre, y al octavo me los ofrecerás.
30 Ustedes estarán consagrados a mí: no coman carne de animal despedazado en el campo, arrójensela a los perros.



Éxodo 23
1 No atestigües en falso ni ayudes al malvado dando un testimonio injusto.
2 No te dejes llevar ni sigas a la mayoría cuando declares en un proceso. 3 Tratándose de justicia, no favorecerás ni siquiera al pobre.
4 Cuando encuentres perdido el buey o el burro de tu enemigo, se lo llevarás.
5 Si ves caído con la carga al burro del que te quiere mal, no pases de largo, sino ayúdalo a levantarlo.
6 No tuerzas el derecho del pobre en su pleito.
7 Aléjate de la mentira. No harás morir al inocente ni al justo, porque yo no perdonaré al culpable.
8 No aceptarás soborno, porque los regalos ciegan a los que veían y tuercen la sentencia del que era justo.
9 No opriman a los extranjeros, pues ustedes saben lo que es ser extranjero. Lo fueron ustedes en la tierra de Egipto.
10 Seis años sembrarás tus campos y sacarás sus frutos; 11 al séptimo no los cultivarás y los dejarás descansar. Los pobres de tu pueblo comerán lo que encuentren allí, y si sobra algo, lo comerán los animales del campo. Harás lo mismo con tu viña y tu olivar.
12 Seis días trabajarás, y al séptimo descansarás; tu buey y tu burro reposarán, y el hijo de tu esclava podrá respirar, tal como el extranjero.
13 Cumplan todas estas cosas que les he dicho. No invoquen a dioses extranjeros, ni siquiera los nombren.
14 Tres veces al año me celebrarán con una fiesta:
15 La celebración de la fiesta de los Azimos será de siete días. Comerás panes sin levadura, como te tengo mandado, en el mes de Aviv (de la primavera), el mes en que saliste de Egipto. Ustedes no se presentarán delante de mí con las manos vacías.
16 Luego celebrarás la fiesta de la siega de las primicias de tu trabajo, de todo aquello que hayas sembrado en el campo.
16 Luego la fiesta de la recolección a fin de año, cuando recoges todos los frutos del campo.
17 Con eso, todos tus varones se presentarán tres veces al año delante de Yavé, tu Señor. 18 No ofrecerás con pan fermentado la sangre de mis víctimas, ni guardarás hasta el día siguiente su grasa. 19 Llevarás a la casa de Yavé los primeros y mejores frutos de tus tierras. No cocerás el cordero en la leche de su madre.
20 Ya estoy enviando a mi Angel delante de ti para que te proteja en el viaje, hasta introducirte en el lugar que te he preparado. 21 Anda derecho en su presencia y hazle caso: no le seas rebelde. Sepas que no perdonará tus faltas, pues en él está mi Nombre.
22 Si le escuchas y haces todo lo que yo te diga, seré enemigo de tus enemigos y adversario de tus adversarios. 23 Mi Angel irá delante de ti y te introducirá en el país del amorreo, del heteo, del fereceo, del cananeo, del jeveo y del jebuseo, a los cuales yo exterminaré.
24 No adorarás a sus dioses; no los servirás ni harás lo que allá se hace; antes bien destruirás sus dioses y harás pedazos sus estatuas.
25 Ustedes sólo servirán a Yavé, y yo bendeciré tu pan y tu agua, y apartaré de ti todas las enfermedades. 26 No habrá en tu país mujer que aborte o sea estéril; y prolongaré los días de tu vida. 27 Sembraré el terror delante de ti y exterminaré todos los pueblos del país en que tú entrarás; haré que todos tus enemigos huyan ante ti.
28 Enviaré avispas delante de ti que harán huir de tu presencia al jeveo, al cananeo y al heteo. 29 Pero no los echaré a todos en un año, no sea que la tierra quede desierta y se multipliquen las fieras en perjuicio de ustedes. 30 Los expulsaré poco a poco, mientras te hagas fuerte y te apoderes de la tierra.
31 Fijaré tus fronteras desde el Mar Rojo hasta el mar de los filisteos (Mediterráneo) y desde el desierto hasta el río Eufrates. Pondré en tus manos a los que ocupan el país y tú los echarás fuera.
32 No hagas pacto alguno ni con ellos ni con sus dioses. 33 No habitarán en tu tie rra, no sea que te lleven a servir sus dioses y a pecar contra mí: eso sería tu ruina.


Salmo 45
Para las bodas del rey.
—El amor humano encierra un misterio que desemboca en el mismo misterio de Dios. Dios quiere comunicarse a la humanidad tal como el esposo a su esposa, y esto ya se realizó en la persona de Cristo.
2 Lleno me siento de palabras bellas,
2 recitaré al rey, yo, mi poema:
2 mi lengua es como un lápiz de escritor.
3 Tú eres el más hermoso entre los hombres,
3 en tus labios la gracia se derrama,
3 así Dios te bendijo para siempre.
4 Cíñete ya la espada, poderoso,
4 con gloria y con honor
5 anda y cabalga por la causa
5 de la verdad, la piedad y el derecho.
5 Haces proezas con armas en la mano:
6 tus flechas son agudas, los pueblos se te rinden;
6 los enemigos del rey pierden coraje.
7 Tu trono, oh Dios, es firme para siempre.
7 Cetro de rectitud es el de tu reinado.
8 Amas lo justo y odias lo que es malo;
8 por eso Dios, tu Dios, te dio a ti solo
8 una unción con perfumes de alegría
8 como no se la dio a tus compañeros.
9 Mirra y áloe impregnan tus vestidos,
9 el son del arpa alegra tu casa de marfil.
10 Hijas de reyes son tus muy amadas,
10 una reina se sienta a tu derecha,
10 oro de Ofir en sus vestiduras luce.
11 Ahora tú, hija, atiéndeme y escucha:
11 olvida a tu pueblo y la casa de tu padre,
12 y tu hermosura al rey conquistará.
12 El es tu Señor:
13 los grandes de Tiro ante él se postrarán.
13 Ahí vienen los ricos del país
13 a rendirte homenaje.
14 La hija del rey, con oro engalanada,
14 es introducida al interior,
15 vestida de brocados al rey es conducida.
15 La siguen sus compañeras vírgenes
15 que te son presentadas.
16 Escoltadas de alegría y júbilo,
16 van entrando al palacio real.
17 En lugar de tus padres tendrás hijos,
17 que en todas partes príncipes serán.
18 Gracias a mí yo quiero que tu nombre
18 viva de una a otra generación
18 y que los pueblos te aclamen para siempre.



Mateo 24,23-44
23 Entonces, si alguien les dice: Miren, el Mesías está aquí o está allá, no le crean. 24 Porque se presentarán falsos mesías y falsos profetas, que harán cosas maravillosas y prodigios capaces de engañar, si fuera posible, aun a los elegidos de Dios. 25 Miren que yo se lo he advertido de antemano.
26 Por tanto, si alguien les dice: ¡Está en el desierto!, no vayan. Si dicen: ¡Está en tal lugar retirado!, no lo crean. 27 Pues así como refulge el relámpago desde el oriente e inflama el cielo hasta el poniente, así será la venida del Hijo del Hombre. 28 En otras palabras: «Donde hay un cadáver, allí se juntan los buitres.»
La venida del Hijo del Hombre
29 Después de esos días de angustia, el sol se oscurecerá, la luna perderá su brillo, caerán las estrellas del cielo y se bambolearán los mecanismos del universo. 30 Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre. Mientras todas las razas de la tierra se golpearán el pecho, verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo con el poder divino y la plenitud de la gloria. 31 Enviará a sus ángeles, que tocarán la trompeta y reunirán a los elegidos de los cuatro puntos cardinales, de un extremo al otro del mundo.
32 Aprendan esta lección de la higuera: Cuando están ya tiernas sus ramas y empiezan a brotar las hojas, ustedes saben que se acerca el verano. 33 Asimismo, cuando ustedes noten todas estas cosas que les he dicho, sepan que el tiempo ya está cerca, a las puertas. 34 En verdad les digo: no pasará esta generación, hasta que sucedan todas estas cosas. 35 Pasarán el cielo y la tierra, pero mis palabras no pasarán.
36 Por lo que se refiere a ese Día y cuándo vendrá, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles de Dios, ni aun el Hijo, sino solamente el Padre.
37 La venida del Hijo del Hombre recordará los tiempos de Noé. 38 Unos pocos días antes del diluvio, la gente seguía comiendo y bebiendo, y se casaban hombres y mujeres, hasta el día en que Noé entró en el arca. 39 No se dieron cuenta de nada hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos. Lo mismo sucederá con la venida del Hijo del Hombre: 40 de dos hombres que estén juntos en el campo, uno será tomado, y el otro no; 41 de dos mujeres que estén juntas moliendo trigo, una será tomada, y la otra no.
Estén alerta
42 Por eso estén despiertos, porque no saben en qué día vendrá su Señor. 43 Fíjense en esto: si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche lo va a asaltar un ladrón, seguramente permanecería despierto para impedir el asalto a su casa. 44 Por eso, estén también ustedes preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que menos esperan.
45 Imagínense un administrador digno de confianza y capaz. Su señor lo ha puesto al frente de su familia, y es él quien les reparte el alimento a su debido tiempo. 46 Afor tunado será este servidor si, al venir su señor, lo encuentra cumpliendo su deber. 47 En verdad les digo: su señor lo pondrá al cuidado de todo lo que tiene.
48 No será así con el servidor malo que piensa: «Mi señor se ha retrasado», 49 y empieza a maltratar a sus compañeros y a comer y a beber con borrachos. 50 El patrón de ese servidor vendrá en el día que no lo espera y a la hora que menos piensa. 51 Le quitará el puesto y lo mandará donde los hipócritas. Allí será el llorar y el rechinar de dientes.

Tal vez te interese

Daisypath Wedding Ticker