DIA 277--Isaías 45--46 Eclesiástico 3,1-16 Hebreos 4



Isaías 45
"Así habla Yavé a Ciro, su ungido: «Yo te he llevado de la mano para doblegar a las naciones y desarmar a los reyes. Hice que las puertas se abrieran ante ti y no volvieran a cerrarse. 2.Yo iré delante de ti y aplanaré las pendientes, destrozaré las puertas de bronce y romperé las trancas de hierro. 3.Te daré los tesoros secretos y las riquezas escondidas, para que sepas que Yo soy Yavé, el Dios de Israel que te llamó por tu nombre. 4.Por amor a mi servidor Jacob, a Israel, mi elegido, te he llamado por tu nombre y te he lanzado sin que tú me conocieras. 5.Yo soy Yavé, y no hay otro igual, fuera de mí no hay ningún otro Dios. Sin que me conocieras estuve contigo, 6.para que todos sepan, del oriente al poniente, que nada existe fuera de mí. 7.Yo soy Yavé, y no hay otro más; yo enciendo la luz y creo las tinieblas, yo hago la felicidad y provoco la desgracia, yo, Yavé, soy el que hace todo esto. 8.Que los cielos manden de lo alto, como lluvia, y las nubes descarguen la Justicia. Que se abra la tierra y produzca su fruto, que es la salvación, y al mismo tiempo florezca la justicia, porque soy yo, Yavé, quien lo envió. 9.¿Acaso discutirá con su fabricante el que es el último de los tiestos? Vaso de arcilla, ¿vas a decir al artesano: qué hiciste? Si eres una cosa fabricada y no tienes manos. 10.Pobre del que se atreve a gritarle a su padre: «¿Qué clase de hijo tienes?» O a su madre: «¿Qué es lo que has dado a luz?» 11.Así habla Yavé, el Santo, aquel que formó a Israel: «¿Me van a criticar acerca de mis hijos, me van a dar órdenes sobre lo que deba hacer? 12.Pues bien, yo he hecho la tierra y he creado a los hombres para que en ella vivan. Yo, con mis manos, he estirado los cielos y mando a todo su ejército. 13.Yo lo he llevado a la victoria y le he despejado el camino. El reconstruirá mi ciudad, traerá a su patria a mis desterrados, sin exigir rescate ni recompensa», dice Yavé de los Ejércitos. 14.Así habla Yavé: «El trabajo de Egipto y las ganancias de Etiopía, junto con los sebaítas, de alta estatura, pasarán a poder tuyo y te pertenecerán. Irán detrás de ti encadenados, se agacharán delante de ti y volviendo su cara hacia ti suplicarán: «Sólo en ti está Dios, y no hay otro. 15.Tú eres un Dios al que le gusta esconderse, Dios de Israel, el Salvador.» 16.Quedarán confundidos y humillados los fabricantes de ídolos, y se irán avergonzados. 17.Israel en cambio será salvado para siempre, y sus hijos no sufrirán más vergüenza ni deshonra, nunca jamás. 18.Sí, así habla Yavé, Creador de los cielos, - pues él es Dios, que ha formado y hecho la tierra, - pues él le puso cimientos: No dejé la confusión, sino que la hice habitable, - pues yo soy Yavé y no hay otro; 19.asimismo no he hablado en secreto, - en algún rincón oscuro; y no he dicho a la raza de Jacob: "Búsquenme, pero todo será confusión", - pues yo, Yavé, digo lo que es justo y hablo sin rodeos. 20.Reúnanse y vengan, acérquense y traten de entender, ustedes que sobreviven entre las naciones: Son tontos los que le creen a una estatua, a una cosa de madera, y rezan a un dios incapaz de salvar. 21.O si no hablen, presenten sus pruebas; si es necesario, consúltense unos a otros: ¿Quién había anunciado estas cosas y las había publicado desde hace tiempo? ¿No he sido yo, Yavé? No hay otro Dios fuera de mí. Dios justo y Salvador no hay fuera de mí. 22.Vuélvanse a mí para que se salven, desde cualquier parte del mundo, pues ¡yo soy Dios y no tengo otro igual! 23.Lo juro por mi Nombre, pues de mi boca sólo sale la verdad y si hablo, la palabra no se echa atrás: «Ante mí se doblará toda rodilla y toda lengua jurará por mí, diciendo: 24.Justicia y fuerza están sólo en Yahvé.» Vendrán a verlo muy humilditos los mismos que se enfurecían con él, 25.y toda la raza de Israel conseguirá con Yavé el triunfo y la gloria."


Isaías 46
"¡Bel se desploma y Nebo se derrumba! Sus ídolos son puestos sobre bestias de carga, sus objetos sagrados son un peso para las bestias cansadas. 2.Se desploman y se caen junto con éstas, incapaces de salvar a las que los transportan. Ellos también van al cautiverio. 3.«Escúchenme, gente de Jacob, todos los que sobreviven de Israel: a los que crié desde su nacimiento y de los que me hice cargo desde el seno materno. 4.Hasta su vejez yo seré el mismo, y los apoyaré hasta que sus cabellos se pongan blancos. He cargado con ustedes, y seguiré haciéndolo, los sostendré y los libertaré. 5.¿Con quién podrán compararme o equipararme? ¿Encontrarán uno igual o semejante a mí? 6.Pero la gente saca el oro de su cartera y lo pesan, con la plata, en la balanza. Le pagan a un joyero para que les haga un dios al que adoran y delante del cual se tiran al suelo. 7.Se lo echan al hombro y lo llevan, después lo colocan donde va a quedar, y allí está sin que se mueva de su sitio. Por más que le hablan, no responde y a nadie salva de la ruina. 8.Recuerden esto y tengan vergüenza, reflexionen en su corazón, pecadores. 9.Recuerden las cosas que pasaron antiguamente. Yo soy Dios y no hay otro igual, soy Dios y no hay nada divino fuera de mí. 10.Yo anuncio desde el principio lo que va a venir, y de antemano, lo que no se ha cumplido todavía. Yo digo, y mis planes se cumplen, y todo lo que quiero se realizará. 11.Llamo desde el Este a un ave de rapiña, llamo de una tierra lejana, al hombre que está en mis proyectos. Tal como lo he pensado, así lo haré; como lo he planeado, así lo ejecutaré. 12.Oiganme, ustedes, que no piensan en nada y que están tan ajenos a mi salvación. 13.Mi victoria ya se aproxima, ya llega, y mi salvación no se demorará más. Instalaré mi salvación en Sión, y daré a Israel la grandeza.»"


Eclesiástico 3,1-16
"A mí que soy vuestro padre escuchadme, hijos, y obrad así para salvaros. 2.Pues el Señor glorifica al padre en los hijos, y afirma el derecho de la madre sobre su prole. 3.Quien honra a su padre expía sus pecados; 4.como el que atesora es quien da gloria a su madre. 5.Quien honra a su padre recibirá contento de sus hijos, y en el día de su oración será escuchado. 6.Quien da gloria al padre vivirá largos días, obedece al Señor quien da sosiego a su madre: 7.como a su Señor sirve a los que le engendraron. 8.En obra y palabra honra a tu padre, para que te alcance su bendición. 9.Pues la bendición del padre afianza la casa de los hijos, y la maldición de la madre destruye los cimientos. 10.No te gloríes en la deshonra de tu padre, que la deshonra de tu padre no es gloria para ti. 11.Pues la gloria del hombre procede de la honra de su padre, y baldón de los hijos es la madre en desdoro. 12.Hijo, cuida de tu padre en su vejez, y en su vida no le causes tristeza. 13.Aunque haya perdido la cabeza, sé indulgente, no le desprecies en la plenitud de tu vigor. 14.Pues el servicio hecho al padre no quedará en olvido, será para ti restauración en lugar de tus pecados. 15.El día de tu tribulación se acordará El de ti; como hielo en buen tiempo, se disolverán tus pecados. 16.Como blasfemo es el que abandona a su padre, maldito del Señor quien irrita a su madre. 17.Haz, hijo, tus obras con dulzura, así serás amado por el acepto a Dios. 18.Cuanto más grande seas, más debes humillarte, y ante el Señor hallarás gracia. 20.Pues grande es el poderío del Señor, y por los humildes es glorificado. 21.No busques lo que te sobrepasa, ni lo que excede tus fuerzas trates de escrutar. 22.Lo que se te encomienda, eso medita, que no te es menester lo que está oculto. 23.En lo que excede a tus obras no te fatigues, pues más de lo que alcanza la inteligencia humana se te ha mostrado ya. 24.Que a muchos descaminaron sus prejuicios, una falsa ilusión extravió sus pensamientos. 26.El corazón obstinado en mal acaba, y el que ama el peligro caerá en él. 27.El corazón obstinado se carga de fatigas, el pecador acumula pecado tras pecado. 28.Para la adversidad del orgulloso no hay remedio, pues la planta del mal ha echado en él raíces. 29.El corazón del prudente medita los enigmas. un oído que le escuche es el anhelo del sabio. 30.El agua apaga el fuego llameante, la limosma perdona los pecados. 31.Quien con favor responde prepara el porvenir, el día de su caída encontrará un apoyo."


Hebreos 4
"Cuidémonos, pues; no sea que alguno de ustedes deje pasar esta oferta de entrar en el descanso de Dios y no lo alcance. 2.Nosotros, igual que ellos, recibimos una Buena Nueva, pero a ellos de nada les sirvió haberla oído, porque no creyeron ni se unieron a los que escucharon esas palabras. 3.Es preciso, pues, que creamos, si queremos entrar en el lugar de descanso recién mencionado: Por eso me enojé y declaré con juramento: No entrarán jamás en mi lugar de descanso. Aquí se trata del descanso de Dios después de la creación del mundo. 4.Ya se habló de este descanso a propósito del día séptimo: Y Dios descansó de todas sus obras el día séptimo. 5.Aquí lo volvemos a encontrar: No entrarán jamás en mi descanso. 6.Dos cosas, pues, se nos dicen: algunos entrarán; y los que recibieron primero la Buena Nueva no entraron por causa de su falta de fe. 7.Por esta razón, mucho más tarde, Dios fija nuevamente un día que llama hoy, diciendo por boca de David lo que se recordó más arriba: Ojalá hoy escuchen la voz del Señor, no endurezcan su corazón. 8.No creamos que Josué los introdujo en el lugar donde debían descansar; de ser así Dios no habría indicado posteriormente otro día. 9.Un descanso sagrado, pues, espera todavía al pueblo de Dios, 10.y el que entre en ese descanso descansará de todos sus trabajos, como lo hizo Dios. 11.Esforcémonos, pues, para entrar en ese descanso, y que nadie merezca, por su falta de fe, el castigo de que hablamos. 12.En efecto, la palabra de Dios es viva y eficaz, más penetrante que espada de doble filo, y penetra hasta donde se dividen el alma y el espíritu, los huesos y los tuétanos, haciendo un discernimiento de los deseos y los pensamientos más íntimos. 13.No hay criatura a la que su luz no pueda penetrar; todo queda desnudo y al descubierto a los ojos de aquél al que rendiremos cuentas.Cristo es nuestro sumo sacerdote 14.Tenemos, pues, un Sumo Sacerdote excepcional, que ha entrado en el mismo cielo, Jesús, el Hijo de Dios. Esto es suficiente para que nos mantengamos firmes en la fe que profesamos. 15.Nuestro sumo sacerdote no se queda indiferente ante nuestras debilidades, pues ha sido probado en todo igual que nosotros, a excepción del pecado. 16.Por lo tanto, acerquémonos con plena confianza al Dios de bondad, a fin de obtener misericordia y hallar la gracia del auxilio oportuno."


Tal vez te interese

Daisypath Wedding Ticker