GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

El profeta Samuel



Había una vez, hace mucho tiempo, un hombre llamado Elcana que tenía dos mujeres. Éstas se llamaban Ana y Penena. Ana se sentía muy desdichada porque, mientras que Penena tenía hijos, ella no lograba tener ninguno. Tanto sufría Ana por aquello que un día decidió hacer una petición a Dios en el templo, delante del sacerdote Helí.
E hizo la promesa siguiente: «Yavé, mira el sufrimiento de tu sierva. Si te acuerdas de mí y me das un hijo varón, yo lo consagraré a ti por todos los días de su vida». El sacerdote, que la veía, le dijo: «Vete en paz y que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido”. 

Dios se acordó de Ana y le concedió lo que pedía, así que tuvo un hijo varón y le puso de nombre Samuel (la voz hebrea Samu-el significa Dios escucha), pues dijo: "Se lo pedí a Dios".

Pasó el tiempo y Ana cumplió la promesa que le había hecho a Yavé llevando a su hijo a la casa de Dios. Allí creció Samuel con el sacerdote Helí.
Sin embargo, mientras Samuel crecía como un joven sano, bueno y justo, los hijos de Helí, que se llamaban Ofni y Finés, se comportaban muy mal y no se acordaban de Dios.
Cuando llegó a sus oídos el comportamiento perverso de sus hijos, Helí los reprendió pero ellos no le escucharon.

Una noche, mientras Samuel dormía, Dios le llamó: "¡Samuel, Samuel!". Y éste, despertándose, fue corriendo hacia donde Helí descansaba y le dijo: "Aquí estoy, pues me has llamado". Pero Helí, despertándose, le dijo: "No, yo no te he llamado. Anda, vuelve a acostarte".

Pero al acostarse de nuevo, Samuel volvió a oír la voz de Dios: "¡Samuel, Samuel!". Y otra vez volvió a acercarse donde Helí descansaba y de nuevo éste le contestó: "Yo no te he llamado, Samuel. vuelve a la cama". 

Pero de nuevo ocurrió lo mismo y esta tercera vez Heli, sospechando lo que pasaba, le dijo a Samuel: "Mira, si vuelve a suceder, di: Habla Yavé, que tu siervo te escucha", y Dios le dijo a Samuel: "Haz saber a Helí que condeno a su casa para siempre puesto que sabía que sus hijos no cumplían ni respetaban las leyes de Dios y no hizo nada por evitarlo. Y ningún sacrificio podrá perdonar todo lo que han hecho contra mi".

Todo esto se lo contó Samuel a Helí que ya era muy anciano. Pese a todo, los hijos de Helí siguieron comportándose igual de mal. Pero Yavé estaba al lado de Samuel y la gente pudo comprobar que verdaderamente Dios hablaba con él, y entre la gente fue creciendo su fama de profeta.

Samuel vivió toda su vida como juez en Israel, sirviendo a Dios y recordando a los israelitas el pacto que Yavé había hecho con ellos. Además, protegió al pueblo de Israel contra los enemigos porque Dios estaba de su parte.

Fuente: alfa y Omega (Pequealfa














Publicado por
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified